sábado, 8 de marzo de 2008

Arroz con bogavante



Hace muchos años que los conozco, el siempre a punto de resignarse sin hacerlo del todo y ella siempre a punto de encontrar su sitio... sin acabar de atraparlo. Hemos pasado muy buenos momentos juntos, unos cuantos malos, y algunos muy jodidos; el paso del tiempo ha dejado en la relación una patina de comprensión que la mantiene unida con la suficiente flexibilidad como para resultar cómoda y acogedora. Con el me une la música, los coches, el cine, y los recuerdos, muchos recuerdos; con ella la empatía en muchas situaciones, el complejo de Peter pan, un punto de rebeldía y otro montón de buenos momentos archivados en mi cabeza. No siempre ha sido así, hubo un tiempo en el que la frialdad del invierno nos mantuvo en una equidistancia helada que la perseverancia consiguió derretir.
Hace unos días quedamos para comer, en su casa, como en muchas ocasiones; pero tenían preparado un plan B. Nos llevaron a un restaurante a las afueras de la ciudad, tengo casi la seguridad de que lo habían preparado desde el día anterior. Supongo que la mayoría no verán nada espectacular en lo que he contado pero para mi son los pequeños detalles los que provocan sentimientos más grandes; puede que fuera mi estado de ánimo, tal vez lo inesperado del convite, o simplemente lo mucho que disfruté estando con ellos, el caso es que el arroz con bogavante que habían encargado lo recordaré mucho tiempo. Gracias amigos.
Esta es para vosotros: Andrés Calamaro "loco"


2 comentarios:

Shanty dijo...

Me gustó tu escrito de "arroz con bogavante". Creí que iba a ser una receta de cocina y luego con sorpresa, descubro que es un relato experiencial. Me gustó tu blog.
Te invito a mis lugares:
www.desdemiinterior-shanty.blogspot.com
www.muchoteatro-lmmr.blogspot.com
Shanty

Anónimo dijo...

Jolín que redacción más pésima..."Con el me une la música, los coches, el cine, y los recuerdos, muchos recuerdos;" majo que te falta lo más importante... "Y UNA ETERNA JUVENTUD" para poder disfrutar de los buenos momentos en compañía de AMIGOS. El arroz tenía un precio como casi todo, la compañía no lo tendrá jamás. Firmado por él.