viernes, 7 de marzo de 2008

Una décima de segundo



Que los terroristas son unos cobardes es algo que hace tiempo sabemos, como lo son los prepotentes, los fascistas, los intolerantes...; solo aquellos que se saben equivocados gritan , solo los que presumen de lo que son y de lo que piensan, situándolo por encima de lo que pensamos y opinamos los demás, saben que están fuera de la realidad; por eso lo hacen, por que con sentido común, un poco de tolerancia y generosidad no hay diferencias irreconciliables.
Desde siempre los inútiles, los equivocados incapaces de asumir su error, los acomplejados, han intentado superar su mediocridad con el miedo. Cuando era niño vi a muchos de ellos, los que responden a una burla inteligente con un golpe por que no la entienden, los que se vengan “por si acaso”, los incapaces de reírse de si mismos pero dispuestos siempre a reírse de los demás. Hoy han vuelto a aparecer, unos inútiles que no han tenido valor ni para matar a la cara, que han buscado un lugar donde probablemente vivan muchos imbéciles como ellos que les escondan, que ahora mismo estarán sintiéndose invencibles sin comprender que, desde el mismo momento en que apretaron el gatillo, en esa décima de segundo, se convirtieron en reos de la locura, de una realidad distorsionada, sin entender que, el día que ese decorado se caiga como un castillo de naipes, serán engullidos por los que les empujaron, y se quedaran a solas con su conciencia... o buscándola.


Música: Nacha Pop "Una décima de segundo"



1 comentario:

Nessun dijo...

Sin palabras...
No tienen conciencia, inutil buscarla.