viernes, 21 de noviembre de 2008

Ensayo sobre Fede

La emisora de radio en la que trabajo ha cumplido 75 años; yo he estado en ella un poco más de la cuarta parte así que, en la fiesta que ayer organizamos, tuve la suerte de saludar a muchos amigos a los que conocí en todo este tiempo; gente de la que tengo un grato recuerdo, gente con la que trabajo a la que tengo mucho cariño o gente a la que, sin haber tenido una gran relación con ella, respeto profundamente; por si os interesa la cosa terminó muy tarde y dejó en mi un maravilloso sabor de boca que compensa muchos otros sinsabores.

Desde que yo trabajo en la radio ha cambiado algo la forma pero el fondo sigue siendo el mismo, el maestro ayer nos lo explicaba muy bien durante la cena “lo que dices tiene que nacer de la cabeza para después pasar por el corazón antes de salir por tu boca”, los mejores locutores son los que resultan creíbles, aquellos en los que la gente ve sinceridad.

Hace tiempo que dije que dedicaría un post al bueno de Federico Jimenez Losantos y este me parece tan buen día como otro cualquiera. Es muy probable que Fede mantenga una audiencia fiel precisamente por que se cree lo que dice, si uno analiza sus declaraciones contrastándolas con un puñado de medios de comunicación distintos se da cuenta del significado de la palabra manipulación pero esa es otra cuestión; ya dije que el fondo no ha cambiado mucho en radio así que por ese lado está cubierto, la sinceridad es real aunque sea diciendo mentiras o medias verdades. Pero como dije también la forma de la radio si ha cambiado y eso es lo que condenará al pobre de Fede; la radio hoy es espectáculo, show, rapidez e inmediatez más que nunca, recursos técnicos, diversidad, color; hace tiempo que se terminó la radio en blanco y negro y el gran problema del programa de Fede es que sigue siendo una radio de hace cincuenta años, aburrida, pesada, soporifera. La radio hoy es en buena medida orden, un programa tan presuntamente caótico como carrusel deportivo tiene marcadas balizas muy claras en las que se repasan marcadores, se cuentan quienes son los mejores o se anticipan los siguientes acontecimientos; este principio se ve acentuado en las mañanas en donde los boletines informativos, las revistas de prensa o los debates tienen una estructura bastante clara; en el programa de Fede no encontraremos nada de esto, el programa es una linea continua en la que el único hilo conductor es, de una u otra forma, la crítica a la izquierda.

He mencionado algunos componentes de los programas matinales que en el caso de la mañana de Fede se convierten en instrumentos al servicio de esa crítica ya comentada así que intentaré explicar esa afirmación. Una revista de prensa no puede ser el destacar las noticias que dejan mal a los políticos de izquierda en dos periódicos y un digital; una revista de prensa, al menos para mi, debe de recoger los principales titulares de los principales periódicos y sus fotos de portada, explicadas de forma clara. Una tertulia, para ser mínima mente creíble, debe de tener al menos a uno o dos de los invitados que mantengan posturas enfrentadas, si no en todos, en al menos parte de los temas del día; en mi humilde opinión la discrepancia fuerza al oyente a posicionarse; lo que no es de recibo es que todos sin excepción piensen mal del mismo y se dediquen a criticarlo sin aportar nada más; la cosa es aún peor cuando alguno de los invitados intenta discrepar y el locutor lo ningunea tratándolo poco menos que de tonto (que se lo pregunten si no al director de La Razón). Las llamadas de los oyentes es algo que da una patina de actualidad, de vida, a cualquier tema pero para eso se les debe dejar expresarse; ¿que nivel de credibilidad tiene un programa en el que todas las llamadas de los oyentes se emiten grabadas y todas apoyan esa línea continua que mencioné? para mi ninguna, siempre tendré la duda de si hay llamadas que no son emitidas (lo que en otros tiempos se llamaba censura). La publicidad en este modelo de radio de la que hablo cumple una función de separador que, en muchos casos, ayuda a digerir lo que se acaba de escuchar, si el locutor es el que hace esa publicidad debe de quedar muy clara la diferencia o al menos el papel que se está jugando; para mi vender en estos tiempos una tarjeta visa con la excusa de que parte de sus beneficios van a comedores de caridad es equivalente a meter los mercaderes en el templo, pero lo malo es que los que los tendrían que echar, siguiendo la doctrina de Jesus, son los que los han metido. Si a todo esto sumamos que la música hoy en día es parte indispensable de la radio, que los indicativos de la emisora deben de ser agradables y ágiles y que el ambiente general de un programa matinal debería ayudar al oyente a enfrentarse a su dia llegamos a la conclusión de que el programa de Fede es un “coñazo”; perderá a sus oyentes por simple y llano aburrimiento, por que dia tras dia las mismas consignas cuando hay tanto donde escoger, cuando las nuevas radios se sintonizan solas y con tocar un par de botones uno accede a un montón de emisoras mucho más amenas, es condenarse al fracaso por mucho que uno crea en lo que dice.

Si habéis tenido la paciencia de leer todo esto os habréis dado cuenta de que la crítica no tiene nada que ver con lo que dice o lo que piensa, solo con como lo dice; lo que pienso de el es muy sencillo, miente, manipula, se cree en posesión de la verdad y lo que es peor insulta a mucha gente sin darse cuenta de que detrás de esas personas hay, en muchos casos, miles de otras que opinan igual y a las que también está insultando.

Otro dia le dedicaré unas palabritas a Ignacio Villa, realiza el informativo de las dos aunque llamarle “informativo” es un exceso que como profesional de la radio no me puedo permitir.

Podría haber ilustrado este post con algunas de las barbaridades de este personaje pero ante tales estupideces lo mejor es el silencio, y sin son los sonidos del silencio mejor aun.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

JALA BOLA

Manuel dijo...

está bien el comentario... no lo entiendo pero esta bien

diablesa dijo...

FELICES FIESTAS MANUEL, ESTE AÑO LA NAVIDAD SE NOTA MAS POR EL FRÍO JEJEJ, ESPERO QUE EL CHAMPAN NO TE SUBA DEMASIADO A LA CABEZA Y PASES UNAS FIESTAS EN FAMILIA Y CON ALEGRÍA,.... YO EL FIN DE AÑO TRABAJO DE NOCHE, ASÍ QUE NI SE TE OCURRA PONERTE ENFERMO JAJAJA QUE QUIERO TOMAR LAS UVAS TRANQUILA...